El pesado de turno y el alcohol

Él que hoy en día no sepa que en el embarazo no se recomienda beber alcohol, seguramente vive en una cueva, en una isla aislada del mundo moderno.

Sabemos que el riesgo de beber alcohol en el embarazo puede significar entre otras cosas: síndrome alcohólico fetal, retraso mental, anomalías del desarrollo y el comportamiento y un bajo peso al nacer. Aún así muchas embarazadas tienen que insistir que no, no quieren, ante la petición de alguien que repite "por una copita no pasa nada", en el caso de las embarazadas por suerte el conocimiento tan mayoritario de que es malo ayuda a que las dejen en paz, pero... y si la razón es la lactancia.

La recomendación general es la de no beber alcohol, tampoco durante la lactancia. Es una sustancia nociva que penetra en el torrente sanguíneo y pasa a la leche que toma el bebé, por tanto es preferible evitarlo.

Según e-lactancia, una web sobre los medicamentos que se pueden tomar durante la lactancia, el alcohol es señalado como de riesgo nivel 2. Es decir, de riesgo alto. Se recomiendo no consumir o consumir ocasionalmente y muy moderado.

Es decir podrías cumpliendo ciertas condiciones beber alcohol, como entre tomas muy espaciadas y con mucho control, lo que significa que en muchos casos las madres no van a beber alcohol, pero él pesado de turno va a querer más explicaciones, va a decir que su prima bebía y no pasaba nada, que por un día, que no seas dramática...

Ahora piensa que éstas embarazada pero estas en esas 12 semanas que son las que el alcohol puede provocar con mas facilidad un aborto, en las que además por muchos otros factores y razones, o simplemente por que sí, por que no era su momento, puedes perder el bebé, y te recomiendan que esperes a contarlo a amigos y familiares.
No quieres beber alcohol, no quieres explicar por que no lo quieres beber, y sufres el acoso y derribo de una cultura que no entiende que puedas salir y no beber una cerveza. Lo sé, la sufro.

No bebo alcohol, nunca, he probado diferentes bebidas y ninguna me gusta, no tengo interés en habituarme al sabor, tengo antecedentes familiares de alcolismo que hacen que aunque me gustara no sería recomendable que me arriesgara a beber, así que bebo otras cosas, y me lo paso bien, hago locuras, y bueno soy como el resto, quitando que la mayoría y sí, digo la mayoría, en algún momento me ha pedido explicaciones.
Algunas veces me ha tocado ir bebida a bebida diciendo, no tampoco, no me gusta la cerveza,no bebo sidra, no tampoco coñac, tampoco tequila...

Me han dicho lo de "pero así tendrás mas confianza" (inhibes, ect). Los que me siguen en otras redes sociales, o me conocen en persona, creo que saben que aunque soy tímida, no me corto a la hora de apuntarme a lo que sea, no necesito alcohol para tener confianza en mí, y él que lo necesita, tiene un problema aunque no se de cuenta.

Siempre me ha molestado tener que ponerme a dar explicaciones por no beber una cerveza, pienso y si fuera alcohólica, tengo que ponerme aquí a contar mis problemas a un tío que no conozco casi de nada, o si estoy con un tratamiento y no quiero tener que hablar de mi enfermedad, el día que he salido para no pensar en ella.

O cualquier cosa, no debería tener que dar explicaciones por beber agua. Pero ocurre, pasa en cenas, bodas, y eventos en las que te encuentras que tienes que pedir una botella de agua, por que se dio por supuesto que todos beberían sangría o cerveza, y no me molesta pedirla, me molesta que me pregunten ¿Estás embarazada? Por que por una copa, no pasa nada...


No se puede comentar en el blog, si deseas expresar algo de la entrada, te espero en Twitter
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...