Cocinar tiene que ser divertido

Los adultos nos centramos mucho en la perfección y el resultado, estamos pensando en no desperdiciar material, en la economía, en el momento pinterest. Y solemos cocinar muy concentrados, un poco serios, en digamos modo profesional, aunque no sepamos cocinar, incluso puede que mas enfocados sino sabemos.

Pero cocinar debe ser divertido, no debemos centrarnos tanto en hacer un plato perfecto, sino en disfrutar la actividad.



Cuando se cocina con niños pequeños, tiene que ser loco, con muchas risas porque si se aburren, empezará el caos.

Trucos:

 Canta, puedes inventarte la canción, usar alguna clásica sobre comida, o que hablan de ella aunque sepas que es otra cosa, hasta que no sean mayores no lo entenderán...


Tomate, ¿qué culpa tiene el tomate? 
 que está tranquilo en su mata, 
 que llegue un hombre lo arranque
 y lo meta en una lata
 y lo fria con patatas, 
 patataaaaa, pataaaaaaaaahhh

Usa juguetes, vamos a preparar una ración para osito, o el dinosaurio nos sujeta la lechuga, o...

Grita, no mucho pero usa ese punto de locura, de estar diciendo la receta normal y gritar ¡LECHE!

Comete errores, tira un poco de harina fuera del bol, usa una cuchara cuando tocaba un tenedor, di que las manzanas son calabazas.


Haz un plato que aparezca en sus cuentos, puedes hacer la cesta de caperucita, incluso poneros sudaderas con capucha para cocinar, puedes hacer un plato de calabaza y contarle la cenicienta, puedes preparar algunas frutas y hablar de la oruga glotona...



Hay que hacer paradas, su concentración es más pequeña, parar un rato, jugar, o pintar.

Puedes dibujar algunos ingredientes, o el plato, o algo relacionado con lo que vais a cocinar para que lo coloreen, o peguen trozitos de papel, mientras hacéis una pausa, no hace falta ser buen dibujante, los niños tienen una gran imaginación. Y sino seguro que en Internet encuentras para imprimir.

Cambiarle el nombre a los platos, batido de espinacas, noooo, batido Hulk, que ellos también lo hagan, fajitas flaquitas y gorditas,  sándwich de enamoramiento de anchoas y boquerones, inventaros una historia, sobre como se conocieron y acabaron sobre una rebana de pan, o sobre como nació la receta.



Haz algo loco como hacer una sopa de piedra pero con todos sus ingredientes. Es un cuento famoso pero ya pondré mi versión en el blog.



Decora la cocina como la de una bruja, no hace falta mucho, con poner en unos tarros con etiquetas extrañas, y alguna cosa como arañas de broma, o disfrazados de brujos para hacer un potaje mágico, o de superheroes para crear un antídoto a base de galletas, o de médicos para hacer una sopa curativa, o de guerreros para preparar una ración de combate, o aventureros para preparar lo imprescindible en un viaje... Usar el disfraz que tengáis en casa, o hacerlo con una toalla... ¿Quién no se sintió romano, al salir de la ducha, o Superman con una toalla a la espalda?



Salta,  no temas emocionarte o ensuciarte, disfruta. Y sobretodo deja que ellos lo hagan.




No se puede comentar en el blog, si deseas expresar algo de la entrada, te espero en Twitter @vidaspixeladas Gracias
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...